Noticias

IDEAL DE GRANADA: EMBALSE 2.000 Personas vuelven a Peñarrubia, inundado hace 40 años por un pantano

IDEAL DE GRANADA 7 OCTUBRE 2012 Noticias EFE VER NOTICIA
Campillos (Málaga), 7 oct (EFE).- Más de 2.000 personas llegadas desde distintos puntos del país han regresado hoy a las antiguas calles del pueblo de Peñarrubia (Málaga), expropiado hace cuarenta años para ser inundado por la construcción del complejo de embalses del Guadalhorce, en una romería para celebrar el aniversario.
Diego Escobar aún recuerda las primeras cartas que recibió del Gobierno de entonces informando a su familia de lo que ocurriría en 1972.
"Decidimos emigrar a Vitoria, tuve que empezar mi vida desde cero y ahora cuando vuelvo recuerdo muchos momentos pasados aquí", ha señalado Escobar, que se ha lamentado de que "a los que se quedaron hasta el año del desahucio les dieron un nuevo hogar y tierras, pero al resto no".
Ana María Banderas tuvo que abandonar su hogar en 1972 y recuerda que "estaba muy triste", que no tenían "adónde ir" y tampoco sabían "qué hacer", y finalmente se mudó a Málaga, concretamente a Santa Rosalía, pero no olvida sus raíces.
"Llevo muchos años en Santa Rosalía pero nunca me he sentido de allí, cuando dejé este pueblo me quedé sin mi tierra porque ahora vuelvo y aquí ya no hay nada".
Paco Ruiz fue otro de los vecinos que tuvo que emigrar hasta el Norte del país, una experiencia que fue "muy dura, al tener que ver cómo la familia se iba separando y poco a poco comenzar un nuevo hogar despidiéndote de esta zona", ha declarado.
"Son muchos recuerdos, y más cuando miro a la peña a donde íbamos a escondernos de pequeños los niños del pueblo para fumar sin que nadie lo supiera", ha añadido.
La romería, que se ha iniciado a las once de la mañana en la ribera del pantano, es una cita que aglutina cada cinco años a una multitud de emigrados que se reencuentran entre abrazos y lágrimas.
Este año ha tenido un cariz especial pues la imagen de la Virgen del Rosario, la que fuera patrona local, y la de la Virgen de la Nueva Esperanza -popular en Málaga-, que presidió un altar de la antigua iglesia de Peñarrubia, desfilaron juntas durante la mañana a los pies de la sierra de Campillos, término que hoy alberga el entonces municipio.
Como afirma el que fuera quiosquero del pueblo, Pedro Vallejo, "todo ha cambiado y la mayor parte de los restos del pueblo están bajo las aguas del pantano", pero el recuerdo seguirá muy presente en la mente de los vecinos y en los documentos e imágenes, algunas en color, de un pueblo blanco que hoy es "la Atlántida malagueña". EFE

EL CABILDO.ORG Diáspora peñarrubiera

EL CABILDO.ORG Antonio Márquez | Lunes, 08 Octubre 2012 VER NOTICIA

Diáspora peñarrubiera "Cuarenta años hace ya desde el esparcimiento y por ti patrona, cada cinco años, nos reunimos en Peñarrubia". Así rezaba la camiseta de uno de los romeros que acompañó a la Virgen del Rosario de Peñarrubia, desde 1972 en la barriada malagueña de Santa Roasalia – Maqueda. Por vez primera formó parte de peregrinación quinquenal la imagen de la antigua Virgen de los Dolores, titular en la actualidad de la cofradía de Nueva de Nueva Málaga, que desde 1977 recibe la advocación de Nueva Esperanza.

Las manos antiguas de la Virgen de los Dolores tampoco podían faltar; besos, caricias y peticiones reposan con ellas, en el despecho del hermano mayor de Nueva Málaga. Ayer volvieron a su casa por unas horas.

En el año 1990 comenzó la romería de la Virgen del Rosario, al año siguiente también se celebró, así reza en un sencillo monumento de piedra. (A partir de ese momento se ha festejado cada cinco años: 1997, 2002, 2007 y 2012). Por primera se vieron juntas a estas imágenes marianas, procesionando por el Paseo de Peñarrubia con el acompañamiento musical de la municipal de Campillos.

La próxima peregrinación será en 2017, ya se han emplazado los "esparcidos" de Peñarrubia, que residen en Santa Rosaía, Campillos, Teba, Cataluña y un larguísimo etcétera. Casi dos millares de habitantes tenía antes de ser 'Borrados del Mapa', título también de un cortometraje que cuenta el sentimiento de impotencia de sus habitantes.

Lo que ayer sucedió en el Parque Guadalteba, en la orilla del embalse que oculta la antigua localidad de Peñarrubia, concentró los sentimientos más profundos de los peñarrubieros desterrados por imperativo legal. Una vez despoblada la localidad, el término municipal fue anexionado a Campillos.

Sin posibilidad gubernativa para la refundación en las cercanías de la sierra de una nueva Peñarrubia, quien les otorgaba sus cartas credenciales, sus antiguos moradores se las ingenian para no perder sus raíces; sin duda la religiosidad popular ha sido en estos años un clavo ardiendo del que muchos no se han soltado. Un rosario de nuevas esperanzas se esparció ayer en la falda de una rubia peña, que cuenta con gran parte de la historia de su diáspora bajo las aguas.

DIARIO SUR: Reencuentro en Peñarrubia

La Virgen del Rosario procesionó con María Santísima de Nueva Esperanza, venerada en Peñarrubia como la Virgen de los Dolores. :: MIGUEL NIETODIARIO SUR 08.10.12 - 01:43 -CARMEN MARTÍN Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. | CAMPILLOS. VER NOTICIA

Los peñarrubieros se citan para la procesión a los pies del embalse Guadalteba, cuya construcción supuso la desaparición del pueblo
Las vírgenes del Rosario y Nueva Esperanza vuelven a estar juntas tras 40 años
A comienzos de los años 70 ya algunos peñarrubieros habían dejado el pueblo, aunque el éxodo mayor se produjo entre febrero y abril de 1972. No en vano, los vecinos habían recibido un ultimátum: para el 28 de octubre de 1972 nadie podía habitar ya Peñarrubia porque la puesta en servicio del embalse de Guadalteba iba a borrarla y a dejarla inundada bajo las aguas con todos los recuerdos de sus 1.832 habitantes
Muchos son los que hoy, cuarenta años después del desalojo, se niegan a olvidar sus raíces y acuden cada cinco años a los pies del embalse para disfrutar de la romería de su patrona, la Virgen del Rosario, donde se encuentran con otros peñarrubieros que aún siguen siéndolo de corazón pese a que tuvieron que buscar un nuevo hogar en distintos puntos de la geografía española. Muchos se fueron a Santa Rosalía, adonde se llevaron a la patrona, otros se quedaron en localidades vecinas como Teba o Campillos y otros tantos se fueron al norte del país o al extranjero, rompiéndose muchas familias.
Sin embargo ayer fue un día para el reencuentro en el que muchos peñarrubieros volvieron a verse porque tenían más de un motivo para reunirse a los pies del pantano: la romería de su patrona, que por primera vez tras cuatro décadas volvía a estar junto a la otra Virgen que había en el pueblo: la de Nueva Esperanza, que era venerada en Peñarrubia como Virgen de los Dolores y hoy está en Nueva Málaga.
Tras un rezo, una saeta y unos fandangos, ambas imágenes fueron procesionadas en Santo Rosario por el Paseo de Peñarrubia, la carretera que conduce al pantano. «Éste era el paseo de los enamorados», recuerda Fernando Anaya, que nació en el pueblo y fue uno de los cuatro profesores que había en la localidad. «Para el curso 1970-1971 me fui a Campillos a dar clases, donde vivo ahora, pero seguí residiendo en el pueblo hasta que en 1972 nos fuimos todos. A nadie le sentó bien aquello, pero como era una expropiación forzosa, no había más remedio que irse porque era una imposición», relató Fernando. «Mucha gente tuvo que marcharse fuera a buscarse la vida, mi propio hermano se fue a Lérida», contaba ayer este peñarrubiero que tenía 25 años cuando ocurrió el desalojo, pero que aún recuerda dónde estaba el colegio, que aunque ya no existe no lo cubrió el pantano. «Tampoco está bajo el agua la peana, que se conserva y era un símbolo nuestro; se decía que el que se sentaba allí se casaba». La peana estaba al final de paseo de los enamorados, recuerda su hermanó José, que ayer dejó Lérida para acudir a la procesión y a la romería, a la que asiste cada vez que se celebra. El hijo de Pepe El Municipal, el único policía que había en el pueblo, es además un gran devoto de ambas imágenes. «Hoy ha sido muy emocionante porque hace 40 años que no se veían las vírgenes», decía José Anaya.
El hermano mayor de la Hermandad de Culto y Procesión de Jesús Nazareno del Perdón, María Santísima de Nueva Esperanza, Santa Ana y San Joaquín, Francisco Javier Benítez, explicó que, tras salir de Peñarrubia, las imágenes fueron al Obispado y Santa Rosalía solicitó la talla del Rosario y su Hermandad, que se estaba fundando, recibió la de Los Dolores, a la que se le cambiaron las manos en una restauración.
Dos mil personas
De ahí que las manos originales de la talla también se procesionaron ayer en un acto conmemorativo de la desaparición de Peñarrubia que unió de nuevo a los dos imágenes tras la petición de los peñarrubieros, explicó Benítez, que calculó que 2.000 personas presenciaron ese momento. Tras la procesión, la Virgen de Nueva Esperanza despidió a la del Rosario, que se quedó en la romería, y volvió a Nueva Málaga.
«Cuando las he visto juntas me he emocionado. Además la de Nueva Esperanza es la primera vez que vuelve a su terreno», confesaba Mari Carmen Gómez, que dejó Peñarrubia con 12 años con mucho pesar: «Que te echen de tu pueblo donde tú has nacido es durísimo. Las raíces no se olvidan nunca». Como Mari Carmen, María Rodríguez no se pierde nunca la romería y este año menos «porque vienen las dos imágenes». «Es muy emotivo, algunos nos estamos viendo a los 40 años», afirmó Antonio Garnica, que era «el electricista del pueblo».
«Ha sido emocionante porque hace 40 años que no se veían las vírgenes»
«Las dos imágenes se han reunido a petición de los peñarrubieros»
«Que te echen de tu pueblo es durísimo. Las raíces no se olvidan»

<<LOS PROTAGONISTAS

JOSÉ ANAYA RESIDENTE EN LÉRIDA
FCO. JAVIER BENÍTEZ HERMANO MAYOR
MARI CARMEN GÓMEZ RESIDENTE EN CÁRTAMA>>

DIARIO EL MUNDO: Más de 2.000 personas vuelven a Peñarrubia, pueblo inundado hace 40 años por un pantano

MEDIO AMBIENTE | Hoy pertenece a Campillos Efe | Campillos

Más de 2.000 personas vuelven a Peñarrubia, pueblo inundado hace 40 años por un pantano

DIARIO EL MUNDO  domingo 07/10/2012 17:52 horas VER NOTICIA

Más de 2.000 personas llegadas desde distintos puntos del país han regresado hoy a las antiguas calles del pueblo de Peñarrubia, expropiado hace 40 años para ser inundado por la construcción del complejo de embalses del Guadalhorce, en una romería para celebrar el aniversario.

Diego Escobar aún recuerda las primeras cartas que recibió del Gobierno de entonces informando a su familia de lo que ocurriría en 1972.

"Decidimos emigrar a Vitoria, tuve que empezar mi vida desde cero y ahora cuando vuelvo recuerdo muchos momentos pasados aquí", ha señalado Escobar, que se ha lamentado de que "a los que se quedaron hasta el año del desahucio les dieron un nuevo hogar y tierras, pero al resto no".

Ana María Banderas tuvo que abandonar su hogar en 1972 y recuerda que "estaba muy triste", que no tenían "adónde ir" y tampoco sabían "qué hacer", y finalmente se mudó a Málaga, concretamente a Santa Rosalía, pero no olvida sus raíces.

"Llevo muchos años en Santa Rosalía pero nunca me he sentido de allí, cuando dejé este pueblo me quedé sin mi tierra porque ahora vuelvo y aquí ya no hay nada".

Paco Ruiz fue otro de los vecinos que tuvo que emigrar hasta el Norte del país, una experiencia que fue "muy dura, al tener que ver cómo la familia se iba separando y poco a poco comenzar un nuevo hogar despidiéndote de esta zona", ha declarado.

"Son muchos recuerdos, y más cuando miro a la peña a donde íbamos a escondernos de pequeños los niños del pueblo para fumar sin que nadie lo supiera", ha añadido.

La romería, que se ha iniciado a las once de la mañana en la ribera del pantano, es una cita que aglutina cada cinco años a una multitud de emigrados que se reencuentran entre abrazos y lágrimas.

Este año ha tenido un cariz especial pues la imagen de la Virgen del Rosario, la que fuera patrona local, y la de la Virgen de la Nueva Esperanza -popular en Málaga-, que presidió un altar de la antigua iglesia de Peñarrubia, desfilaron juntas durante la mañana a los pies de la sierra de Campillos, término que hoy alberga el entonces municipio.

Como afirma el que fuera quiosquero del pueblo, Pedro Vallejo, "todo ha cambiado y la mayor parte de los restos del pueblo están bajo las aguas del pantano", pero el recuerdo seguirá muy presente en la mente de los vecinos y en los documentos e imágenes, algunas en color, de un pueblo blanco que hoy es "la Atlántida malagueña".

Resumen de Prensa Martes Santo 2011

Resumen de prensa del Martes Santo 2011 de los principales diarios de la capital y webs de información cofrade, La Opinión de Málaga, Diario Sur, Málaga Hoy y Elcabildo.org

La Opinión de Málaga (ver noticia)

Una maldita nube se cruzó en el camino de Las Penas y Nueva Esperanza

Las Penas, que acababa de salir, y Nueva Esperanza, cuando ya había llegado a la ermita de Zamarrilla, tuvieron que volver sobre sus pasos al verse sorprendidos por la lluvia

IGNACIO A. CASTILLO /JOSÉ ANTONIO SAU. MÁLAGA ­El cielo en Málaga definitivamente se ha vuelto loco. Y es muy injusto y caprichoso. El cielo, en realidad, nos está dejando hastiados esta Semana Santa y nos provoca indignación, además de nervios e incertidumbre. No podía haberse vuelto gris la semana de antes. O la que viene. No, tenía que ser precisamente ahora. Ayer volvió a hacer de las suyas y dejó en la cuneta a dos cofradías que ya habían iniciado su salida. Una maldita nube se cruzó en sus itinerarios y les arrebató la ilusión. Las Penas y Nueva Esperanza tendrán que esperar un año para volver a sentirse nazarenas.

Imperó la cordura en ambos casos. Más vale prevenir. Este tipo de decisiones siempre han de ser consideradas un acierto. A pesar de que pueda resultar extraño que una cofradía como las Penas, con lo bien acostumbrados que nos tiene, salga a la calle cuando está chispeando y tenga que volver sobre sus pasos cuando aún discurría por Compañía. (.....)

Nueva Esperanza. Oportunidad perdida y acierto

Cuando un valiente insiste en continuar una procesión cuando llueve habría que exigirle su presencia cuando haya que dar explicaciones por los destrozos que sufre el patrimonio. Por eso no se puede criticar al Cautivo o Dolores del Puente, que decidieron no salir por la amenaza de lluvia el Lunes Santo, ni a Nueva Esperanza, que ayer se vio sorprendida por un aguacero de veinte minutos frente a la casa hermandad de Zamarrilla y decidió volver a su templo. Tal vez alguien no lo entienda, pero la junta de gobierno tiene una responsabilidad ante ellos mismos y ante la historia, y ayer hicieron gala, además, de sensatez, porque después no se sabía lo que venía: inestabilidad.

Esa es la pena, porque el subjefe de procesión, Paco Barrero, explicó: «Nosotros vamos para adelante, porque no cabemos en la Catedral si llueve, nos han dicho que iba a chispear ahora –sobre las seis de la tarde–, pero después se calmaba la cosa». Fue demasiada agua para el patrimonio de una cofradía aún joven y con ganas.

Delante, la banda de cornetas y tambores rompía el silencio con Marinero de Esperanza. Detrás el Cristo del Perdón, cada vez mejor por el movimiento de la túnica, el exorno floral –lirios morados y rosas rojas–, daba un espectáculo repleto de buen gusto y saber hacer cofrade; ya en Martínez Maldonado, con la marcha Virgen de la Hiniesta, el trono alcanzó la mecida perfecta, cambiando a un paso más largo y rápido cuando la pieza lo requería.

Después llegó el agua y el trono dio la vuelta para volver a su sede, en Nueva Málaga, justo frente a la casa hermandad de Zamarrilla. La sección de nazarenos del Cristo comenzó a deshacerse ordenadamente, pese a algunos momentos de desconcierto, y los penitentes se dirigieron a su templo con varios enseres. La banda formó detrás del nazareno y se hicieron dos pulsos a cámara lenta para alborozo de los presentes.

En cuanto a la Virgen, se había quedado a unos 200 metros del Señor, y se hizo a un lado para dejarle paso y que él se dirigiera en primer lugar a su destino. También se deshizo su sección de nazarenos. Hasta el retorno, la dolorosa estuvo magnífica. Las lágrimas del hermano mayor estaban justificadas, porque tras dar la vuelta el cielo se abrió, pero la decisión estaba justificada. Nadie puede acusarlos de nada. Más bien habría que pensar en su mesura y sensatez.

GALERÍA DE IMAGENES


Málaga Hoy (ver noticia)

La lluvia y la distancia fueron los obstáculos

El agua volvió a estar presente, lo que provocó que Nueva Esperanza diera media vuelta justo cuando estaba en la ermita de Zamarrilla · La Virgen de las Penas fue la única imagen que no llegó a a pisar la calle

D. Azuaga · N. Rodrigo | Actualizado 20.04.2011 - 07:08

EL balance en el ecuador de la Semana Santa es duro. Abril sigue por su camino de la traición y su doble cara: sol y nubes que pueden dar lugar a la lluvia. La incertidumbre por la climatología volvió a campar en el seno de las seis hermandades que componen el Martes Santo. La jornada de ayer fue intensa en cuanto a reuniones de juntas de gobierno y de permanentes se refiere. Se fijó línea directa con el centro de meteorología. El riesgo de lluvia se estableció hasta las 20:00. Y así fue. Un chiribiri llegó sobre las 17:45. Fue la hora crítica puesto que Nueva Esperanza estaba en esa frontera donde todo parece cerca y lejos a la vez y Las Penas estaba saliendo. La lluvia, que fue débil pero que volvió a besar las calles de Málaga por segundo día consecutivo, hizo que la Cofradía de Nueva Málaga se diera media vuelta justo a su paso por la ermita de Zamarrilla y que la corporación de Pozos Dulces reculara una vez que el Señor de la Agonía estaba ya en la calle Cisneros. El pulso a la lluvia se cobró a dos cofradías más. Y ya van cuatro.

Lo vivido ayer puso de manifiesto que las distancias, tanto largas como cortas, son una navaja de doble filo. Por un lado, venir de tan lejos deja a una hermandad vendida si comienza a llover a mitad de recorrido. Por otro, salir de las primeras y desde el centro implica que, si se demora la decisión, hay que ajustarse a los horarios e itinerarios del resto de cofradías que se echan a la calle. Todas las imágenes llegaron a pisar las calles, excepto la Virgen de las Penas que encaró su oratorio pero que no pasó de la puerta. (....)

Regreso al pasado

Los cofrades de Nueva Málaga retrocedieron ayer en el tiempo. Cuando aún no eran cofradía agrupada paseaban al Nazareno del Perdón y a María Santísima de Nueva Esperanza por las calles de su barrio en un entorno que poco a poco se fue acostumbrando a ver pasar nazarenos y oler a incienso. 15 años hace ya de aquello. Pero ayer, Nueva Esperanza volvió a ser más que nunca, desde que forma parte del Martes Santo malagueño, una cofradía de barrio.

El límite volvió a ser la unión de Martínez Maldonado con Mármoles, allí donde emerge la coqueta Ermita de Zamarrilla. Allí, cuando ya se puede atisbar el puente que lleva hasta el centro de la ciudad, un fuerte aguacero provocó que se cambiara el plan inicial. Faltaban aún bastantes metros para que los tronos del señor y la virgen llegaran hasta Zamarrilla, pero los hermanos de Nueva Esperanza querían, al menos, celebrar su tradicional acto de hermanamiento con la cofradía trinitaria. La decisión, no obstante, estaba ya tomada. Las previsiones climatológicas daban un alto porcentaje de lluvia durante la madrugada y se decidió que tras el acto con Zamarrilla se emprendiera el camino de vuelta a la recién estrenada  Casa Hermandad. En este caso, su largo recorrido jugó en contra.

Una pena, porque aquel que no se decidió a ver a Nueva Esperanza en su entorno, ya fuera en la ida o en la vuelta, y esperó a encontrársela por el centro de la ciudad se perdió una de las mejores estampas del Martes Santo. Los de Nueva Málaga  van consolidándose año a año y están logrando un estilo propio que cala cada vez más. En su reducido recorrido de ayer, ofrecieron una nueva demostración.

Espectacular el caminar del Nazareno del Perdón acompañado por los sones de la Agrupación Musical Jesús de La Paz de Churriana de la Vega (Granada). Como el cristo de la Cena o el de la Esperanza en su Gran Amor, ha encontrado en este tipo de acompañamiento su motor ideal. Paso largo y rápido en ausencia de música y ritmo completamente acompasado y coordinado con los sones cuando toca la agrupación. Sus hombres de trono conocen el repertorio y llegan a la cita del Martes Santo con varios ensayos sobre sus hombres. Y eso se nota en la calle.

Tras salir de la nueva Casa Hermandad y enfilar la calle Magistrado Salvador Barbero con los sones de Perdona a tu pueblo, pusieron en práctica todo ese trabajo con De Vuelta al porvenir como banda sonora. Los capataces avisan a sus hombres de trono y estos comienzan con el trono totalmente quieto para después ir variando la cadencia del paso y su amplitud en función de la música. El resultado emociona a la calle, que rompe en aplausos a cada variación del paso, y a los propios portadores, que cuando bajan el trono se felicitan efusivamente. La estampa se repitió en Martínez Maldonado con Presentado a Sevilla y Nazareno del Cerro entre la emoción de algunos de sus capataces.

La virgen de Nueva Esperanza, con un bonito exorno floral a base de rosas blancas con un ligero tono rosa, fue acompañada por su parte por la Banda de Música de Las Flores, que abrió su repertorio con Virgen de Nueva Esperanza cuando el trono aún no había salido a la calle y prosiguió, entre otras, con Coronación de la Macarena, Madre Hiniesta y Candelaria.

Se aproximaba Nueva Esperanza  a calle Mármoles, pero las gotas no cesaban y los pronósticos no ayudaban. Sus filas de nazarenos, además, se habían incrementado este año en un número considerable, lo que dificultaba la capacidad de reacción. Nada, en esos momentos, invitaba a adentrase en el centro de Málaga. Así que, lo que prometía ser una gran estación de penitencia por las calles de la ciudad quedó en un amago. Pero no todo fueron malas noticias. El regreso antes de tiempo permitió que el barrio disfrutara con plenitud de la vuelta de la cofradía. Los vecinos abarrotaron las calles y acompañaron a sus titulares aprovechando la temprana hora creando un ambiente mucho más multitudinario.

El Nazareno del Perdón y la Virgen de Nueva Esperanza volvieron a andar en paralelo en las inmediaciones de su Casa Hermandad en torno a las 22:00 horas y se encerraron una media hora después arropados por un barrio que ayer, muy a su pesar, regresó unos cuantos años atrás en el tiempo.


Málaga Hoy (ver noticia)

Principio de incertidumbre

La lluvia volvió a deslucir una jornada marcada por los regresos y las suspensiones
Pablo Bujalance / MÁLAGA | Actualizado 20.04.2011 - 07:11
A  eso de las 13:30 de ayer, un hombre joven, alto y de porte atlético, aunque con la mirada distraída y expresión de pocos amigos, entraba en una herboristería del centro. El propietario, que atendía en un mostrador, se dirigió a él inmediatamente con cierta familiaridad, lo que dejaba en evidencia un vínculo entre ambos, no demasiado estrecho pero sí lo suficiente para dar rienda suelta a la camaradería. Este otro hombre, también joven como el primero aunque con un poso de madurez en la voz, como si alguien de más edad hablara en su lugar, reparó en el aspecto cetrino del recién llegado:

-Hombre, pero qué mala cara tienes hoy.

-Sí, no me encuentro bien.

-¿Y eso?

-Ayer no pude sacar al Cautivo.

-Bueno hombre, ya se te pasará.

-Sí, se me pasará el 2 de abril.

-¿Cómo? ¿El 2 de abril? El 2 de abril ya ha pasado.

-El 2 de abril del año que viene. El próximo Lunes Santo. 

Que una procesión no salga de su casa hermandad por culpa de la lluvia, o de su mera amenaza, se traduce en un ansia que nazarenos y hombres de trono mantienen intacta hasta que finalmente las imágenes salen a la calle, aunque el plazo sea de un año. Lo que ocurre es que esta Semana Santa se está pareciendo al Principio de Incertidumbre de Heisenberg: si la meteorología permite aventurar cuáles van a ser los sucesos climatológicos de cada día, las coordenadas respecto a la lluvia se están dando estos días en variables tan ínfimas que incluso la misma naturaleza de la medida puede impedir la predicción de su comportamiento. Dicho en cristiano: que llueva o no depende de elementos tan impredecibles, incluso azarosos, que las cofradías se ven obligadas a tomar decisiones in extremis a menudo  abocadas a la tragedia. Resulta muy duro suspender o hacer regresar una procesión por lo que pueda pasar, y la sensación de frustración es mayor. Ayer, la jornada pareció calcada a la del lunes: un chaparrón copioso caído a eso de las 18:30 y unas previsiones nada favorables para la madrugada provocaron la suspensión de la procesión de las Penas y el regreso a Nueva Málaga de Nueva Esperanza cuando ya había llegado a la ermita de Zamarrilla en un trayecto emocionante y ejemplar. Rocío (que estuvo a punto también de regresar a la Victoria, aunque al final sus responsables decretaron la continuación según lo previsto), Estrella, Rescate y Sentencia salieron a la calle con un ojo en el asfalto y otro en el cielo. Cada paso de los portadores era un reto y a la vez un motivo para la esperanza. Basta una nube para estropearlo todo, pero las verdaderas tempestades se libran en los ánimos de quienes esperan un año. (....)

Pasión nómada

A falta de que los próceres del turismo confirmen los datos de ocupación y viajeros una vez acabada la Semana Santa, resulta significativa, y en claro contraste con lo anterior, la abrumadora presencia de turistas internacionales estos días en la ciudad. A los habituales italianos y alemanes ayer se sumaban los orígenes más diversos: japoneses que compartían en solidaridad el chasco del inmediato regreso de Las Penas nada más poner los pies en Pozos Dulces, mexicanos asombrados con la estampa que regalaba la Estrella a su paso por el Puente de la Esperanza, indios que daban con unos shawarmas mientras el Rocío se lucía en la Tribuna de los pobres y una familia procedente de Europa del Este (creo que lituanos) con su padre, su madre y sus cuatro hijos pasándolo en grande frente a la mismísima tribuna de la Plaza de la Constitución a la espera, inútil, de Nueva Esperanza (que protagonizó en Zamarrilla, justo antes de su regreso, uno de los momentos más hermosos de la jornada). Así es: la Pasión malagueña es políglota, babilónica, nómada. Como ese misterio al que llaman alma.


DIARIO SUR (VER NOTICIA)

Un Martes Santo incompleto

Nueva Esperanza y Penas se volvieron a sus casas hermandad, y salieron Rocío, Humillación, Rescate y Sentencia

20.04.11 - 01:38 - ÁNGEL ESCALERA ANTONIO ROCHE Y ANTONIO M. ROMERO

El tiempo volvió a hacer de las suyas. Los chubascos dispersos y poco intensos que se produjeron a primera hora de la tarde obligaron a Nueva Esperanza y a las Penas, que estaban en la calle, a volverse a sus casas hermandad. La llovizna cogió al Rocío en la Tribuna de los Pobres, aunque continuó su itinerario previsto. El cielo se despejó a medida que avanzaba las horas, lo que animó a Humillación, Rescate y Sentencia a iniciar sus desfiles procesionales.(.....)
Nueva Esperanza
Esas mismas gotas sorprendieron a la hermandad de Nueva Málaga bajando el camino de Antequera. A la altura de la gasolinera de las Chapas, la cofradía decidió seguir adelante. Sin embargo, cuando se encontraba a la altura de la ermita de Zamarrilla, y dado que continuaba lloviznando, decidieron regresar a su casa hermandad debido al larguísimo recorrido que tenía por delante.
El cortejo salió puntual por primera vez desde su nueva casa hermandad. Por la mañana, el hermano mayor, Francisco Javier Benítez Ginés, se mostraba confiaba en que el tiempo les respetase.

EL CABILDO.ORG (VER NOTICIA)

Una explosión blanca pese a todo

El Rocío fue la piedra angular de una jornada en la que Nueva Esperanza se dio la vuelta en Zamarrilla y las Penas canceló su salida tras pisar el Cristo de la Agonía la calle

EL CABILDO | Martes 19 Abril 2011

La lluvia quiso volver a erigirse en protagonista en la jornada del Martes Santo y un par de amagos fueron suficientes para convertirse en noticia, aunque no llegó a llover en toda la jornada de procesiones. Los partes meteorológicos anunciaban un riesgo de agua de hasta el 40% hasta las 20.00 horas. Luego, las probabilidades de lluvia serían muy escasas en la capital malagueña. Las dos primeras cofradías de la tarde fueron valientes y, pese a tratarse de los recorridos más largos de la jornada, Rocío y Nueva Esperanza se pusieron en la calle. Sin embargo, unas gotas poco antes de las 18.00 horas motivaron el regreso prematuro de los cofrades de Nueva Málaga y también de las Penas, cuya dolorosa no llegó a pisar la calle. Entonces se encontraba en la Tribuna de los Pobres la Virgen del Rocío, pero como si nada ocurriese, continuó su camino.

Tras el alboroto, salió el sol, se esfumó el riesgo de precipitaciones y el resto de hermandades salieron a la hora prevista. Pero ya era tarde para Nueva Esperanza y Penas. La primera llegó a Zamarrilla y, como el tiempo acompañó, se recreó toda la noche en el camino de regreso. En el caso de los cofrades de Pozos Dulces, cuando decidieron volverse, sólo quedaba por salir del templo la presidencia, el cuerpo de acólitos y el trono de la Virgen. La cruz guía llegó hasta la confluencia de Fajardo y Cisneros, mientras que el Cristo de la Agonía se encontraba a punto de dar la curva de Pozos Dulces con Compañía. Pero los responsables de la Corporación, tras una ajustada votación, decidieron no salir, siquiera para ir a la Catedral.

El Rocío fue la piedra angular de la jornada porque su serenidad en la calle fue el mejor argumento para que Estrella, Rescate y Sentencia siguieran sus pasos. También porque el tirón popular y la devoción de la Novia de Málaga eclipsó las sombras motivadas por la lluvia. Tampoco la crisis interna derivada por las velas rizadas hizo mella en la cofradía. Hubo dimisiones en algunos cargos de la procesión pero la Cofradía lució como nunca en la calle, una muestra de que nadie es indispensable.

La curva imposible para entrar a Echegaray la dirigieron con éxito hermanos de la Corporación, sin necesidad de capataces asalariados, que también se marcharon junto a los disidentes. Sobre la cera rizada, el único pero que cabe reseñar es que no luciese también en los laterales de la candelería y en las 'marías', al igual que en el frontal. El Rocío lució crespón negro en los bastones de la cruz guía por el fallecimiento del cofrade Rafael Fernández, que durante muchos años ha ocupado este puesto en el cortejo de la Novia de Málaga.

El Martes Santo se prolongó hasta pasadas las 3.30 horas. De la mano de la Estrella -varios de sus arbotantes tuvieron que ser fijados con cuerdas por seguridad- cada año se puede vivir un viaje a décadas pasadas, imprime un ritmo de procesión y unas formas de las que ya no se estilan. Casi una hora antes daban por concluida prácticamente al unísono su procesión Rescate y Sentencia. Pese a la lluvia y más allá de la Novia de Málaga, la jornada dejó estampas interesantes y momentos para el recuerdo. (....)

Nueva Esperanza

Cirio. El trono del Nazareno del Perdón ofreció todo un recital andando a los sones de la agrupación musical, hoy por hoy puede considerarse el trono de Cristo que mejor acompasa su paso a la música. Sus maniobras están estudiadas y los hombres de trono las ejecutan al unísono.

Cirio. La Cofradía dispuso a sus nazarenos más pegados unos de otros y en las grandes avenidas por las que transita sirvió para ofrecer una imagen más compacta de la procesión y evitar cortes e interrupciones del público. Pese a los amagos de lluvia siempre mantivieron las formas.

Cirio. Trabajado exorno floral del trono de la Dolorosa.

Foco. La parafina del trono de la Virgen desluce aún más un conjunto procesional que está por debajo del patrimonio que ha conseguido la Cofradía en los últimos años. Por el contrario, el trono del Nazareno del Perdón lució por primera vez cera en sus faroles en lugar de parafina.


EL CABILDO.ORG (VER NOTICIA)

MS2011 - La cruceta musical

El pentagrama de la jornada, minuto a minuto

EL CABILDO | Miércoles, 20 Abril 2011(ver noticia)
16.30.- 'Virgen de Nueva Esperanza'. La marcha compuesta por Miguel Pérez suena dentro de la casa hermandad para la imagen a la que fue dedicada. Interpreta la banda de Las Flores.
18.40.- 'En Tu Perdón soberano'. Marcha dedicada al Nazareno del Perdón que suena por la agrupación musical Jesús de la Paz, de Churriana de la Vega. La pieza compuesta por Rubén Melgarejo, es seguida por la marcha 'De vuelta al Porvenir', de Francisco David Álvarez Barroso. Bella hasta lo inimaginable la forma en que es mecido el Nazareno en la ermita de Zamarrilla.
18.50- 'Pasan los Campanilleros', de López Farfán, es empleada para la maniobra que tiene que efectuar en calle Pelayo el trono de la Virgen de Nueva Esperanza para enfilar el Camino de Antaquera arriba. Una vez orientado el trono hacia Nueva Málaga, la banda de Las Flores, con consistente cuerda de tambores, interpreta el 'Himno de Coronación de María Santísima de la Esperanza', de Perfecto Artola. Seguirá la malagueña marcha de Sergio Bueno 'Carmen Coronada'.

Subcategorías