Sergio Bueno nos detalla cómo es su marcha "María Santísima de Nueva Esperanza"

Sergio Bueno de la PeñaEl compositor malagueño, autor de marchas como "Carmen Coronada", "Macarena", "Santa María de la Victoria" o la reciente "Málaga Corona a su Novia"; componente fundador de la banda de música de la Archicofradía de la Expiración, realiza una pormenorizada explicación de su primera obra para la hermandad de Nueva Esperanza.

"Ha sido objeto de gran ilusión para mí el hecho recibir este encargo por parte de la Hermandad de Nueva Esperanza, materializado en la composición de una marcha para la imagen de la Virgen; que debía reflejar el sentir de la misma en el discurrir por las calles de la ciudad.

Como hermandad identificada con su barrio, seña de identidad y bandera del mismo, he pretendido expresar mediante la música el vibrar que supone la salida procesional de cada Martes Santo, que incorpora el recorrido de mayor duración de la Semana Santa de Málaga, por lo que su repertorio debe tener unas características concretas; algo de lo que pretende ser partícipe la partitura compuesta por mi parte.

La marcha, aún con matices, tiene la estructura de las marchas de corte brillante, con cornetas y en tonalidades mayores y cuenta con instrumentación potente y ritmo marcado, que permite acompasar el trono en sus diferentes partes y que pretende levante el hombro cuando se interprete.

Consta de una introducción con cornetas, a semejanza de la mayoría de las composiciones de este tipo. La misma da paso al tema principal, más melódico, con tintes andaluces, en el que posteriormente se incorporan las trompetas y fliscornos para de nuevo decrecer a la melodía que llevan las maderas.

El tema principal da paso al fuerte de bajos, clásico, que repite tras un cambio de tonalidad, y en el que se incorporan las cornetas y la percusión con cascabeles y castañuelas.

Tras la reexposición de la introducción como segunda vez, unos compases desembocan en el trío, que en este caso y por petición especial tiene la particularidad de sustituir su primera parte por un dueto de trompetas, tras el cual responde la banda al unísono y da paso al trío final propiamente dicho, triunfal y solemne.

En definitiva, con la misma he pretendido una composición alegre y fuerte, pero fundamentalmente que sea identificativa con la imagen de María Santísima de Nueva Esperanza, que siempre se asocie a su nombre y a cada Martes Santo.

Finalmente, y para terminar esta breve descripción, quería dar las gracias a todas las personas de esta gran hermandad que confiaron en mí para que mi música formase parte del cada vez más extenso patrimonio de la Virgen.

Deseoso de que llegue el próximo Martes Santo, recibid un fuerte abrazo de mi parte."